El inquietante monstruo de Flatwoods

4
2821

En el marco de los diferentes encuentros con seres de otros mundos que relatan infinidad de testigos de diferentes lugares y épocas existen algunos que especialmente desafían no sólo nuestra concepción de la realidad y de nuestro lugar en ella, sino que representan una batalla contra nuestro entendimiento remarcando con su presencia la diversidad de formas en las que este misterioso fenómeno es capaz de manifestarse y nos demuestra, de manera surrealista, lo lejos que nos encontramos de conocer la verdad que existe tras estos enigmáticos encuentros.

Uno de estos casos, tan impactante e imposible que haría cuestionarse su cordura a cualquiera que hubiera tenido la oportunidad de presenciarlo, es el conocido como el caso del ‘’monstruo de Flatwoods’’.

Este interesante encuentro con lo desconocido tiene lugar el día 12 de Septiembre del año 1952. Dentro de Virginia occidental, en la pequeña ciudad de Flatwoods localizada en el condado de Braxton.

Aquí es donde 3 chicos, con edades comprendidas entre los 10 y los 13 años, juegan tranquilamente al fútbol cerca de su escuela hacia las 7 de la tarde. Dos de ellos son hermanos, Fred y Eddie May, el tercer compañero responde al nombre de Tommy Hyer.

flatwoods_witnesses
Fotografía de los testigos del encuentro

De pronto ven algo raro en el cielo, un inusual objeto rojo y brillante. Está a punto de caer la noche, pero todavía queda algo de tiempo de luz.

El objeto con forma de disco vuela dejando una pequeña estela de chispas a su paso. Parece que se tambalea y lentamente se posa sobre la cima de una colina, entre los árboles, no a mucha distancia de donde los chicos se hallan.

No podía ser de otro modo: los chicos sucumben ante la curiosidad y ante la alerta de que pueda tratarse de una emergencia. Deciden acercarse al lugar donde han visto aterrizar a aquel objeto para verlo mejor.

En su ruta, se detienen en casa de los May, donde dan la voz de alarma y, muy excitados, los dos hermanos explican a su madre lo que acababan de presenciar y su intención de personarse en el lugar del incidente. Así, vuelven a ponerse en marcha hacia la colina; ahora acompañados por un adulto, por un joven de 17 años llamado Eugeen Lemon, miembro de la guardia nacional, el perro de éste y 2 chicos más: Neil Nunley y Ronnie Shaver que también habían visto, poco antes, el extraño objeto en el cielo.

braxton newspaper
Uno de los muchos artículos que inundaron la presa acerca del incidente

A medida que el grupo se acerca al punto de destino el ambiente perceptiblemente se va enrareciendo y llenando de una densa niebla nocturna en un detalle ya más que común a muchos casos de encuentros con este tipo de seres. El aire, a su vez, comienza a viciarse con un fuerte y desagradable olor. En este momento, aparece en el grupo una sensación de ardor en ojos y nariz al respirar.

Súbitamente el perro que acompaña al grupo aprieta el paso y se adelanta dejando a sus compañeros atrás. No pasa mucho tiempo hasta que comienzan a oírse unos ladridos nerviosos y el animal vuelve corriendo, tremendamente asustado y con el rabo entre las piernas. Desde luego, un indicio nada alentador de lo que van a encontrarse.

Por fin llegan a lo alto de la colina y atónitos observan un gran objeto rojo, brillante que emite luz roja en lentos pulsos. No pueden creer lo que están viendo pero ahí lo tienen, un objeto de 7 u 8 metros de diámetro y 2 de alto.

Pronto todo el grupo dirige su atención a una segunda fuente de luz en el suelo. La contemplan inquietos tratando de discernir su naturaleza cuando el perro comienza a ladrar en dirección a una extraña figura en los arbustos tras ellos. Se dan la vuelta para comprobar que origina el nerviosismo del animal y Lemon ilumina con su linterna lo que se encuentra ante ellos.

FlatwoodsMonster
Retrato del siniestro ser

Un enorme pánico se apodera de todo el grupo, la criatura que se alza ante ellos era completamente inimaginable hasta hace unos momentos. La imponente silueta que tienen ante sí mide 3 metros, su piel es de un color gris verdoso con una extraña textura que refleja la luz de forma inusual. Su cabeza es redonda, de color rojo intenso, con dos desproporcionados y brillantes ojos anaranjados que les miran inquisitivamente.

Una escena tenebrosa para un encuentro siniestro y terrorífico. Ninguno resiste el sano impulso de echar a correr en dirección contraria y todos huyen atemorizados tan rápido como pueden colina abajo hasta verse de vuelta en la seguridad de la ciudad.

Una vez allí, llaman a Sheriff del condado, todos ellos histéricos, algunos en shock. Apenas son capaces de articular palabra y algunos requieren atención médica. Lo que acababan de ver les había afectado profundamente.

A la mañana siguiente Lemon y un reportero deciden volver a aquel lugar para comprobar si la extraña nave y su inquietante ocupante continúan allí. No encuentran el objeto pero sí lo que parecen marcas de deslizamiento hacia abajo de la colina que terminan en una zona de césped con marcas de que un gran objeto se hubiera posado precisamente en aquel lugar. El penetrante olor de la pasada noche todavía inunda la zona.

flatwoods6
El evento generó un acalorado debate

El perturbador encuentro es rápidamente difundido por la prensa cobrando gran fama y no tardan en surgir detractores que argumentan que lo que estos desafortunados testigos han visto y les ha dejado marcados de por vida, era en realidad un meteorito surcando el cielo y la siniestra criatura no podía ser otra cosa que un búho.

Sin embargo, y como suele suceder en muchos casos de este tipo, el evento tiene lugar en un momento de notable actividad ufológica en la región y en el que varios testigos afirman haber visto extrañas luces en sus cielos. De hecho, se reportan avistamientos de varios vecinos de la zona en los que señalan haber visto un objeto de las mismas características que describe el traumatizado grupo. Incluso llega a surgir otro encuentro tenebroso con este ser. Un investigador entrevista a una pareja que clama que aquella misma noche, a unos 16km de donde se produce el primer encuentro, una criatura con la misma descripción y que emite un fuerte olor se aproxima al coche donde se encuentran estacionados para darse media vuelta y volver sobre sus pasos e internarse en el bosque de donde había salido. Escasos minutos después la pareja observa como una brillante esfera de luz intermitente surge de entre las copas de los árboles y asciende hasta perderse en lo alto del cielo.

Flatwoods-Monster-02-244x300
Uno de los testigos junto al retrato del ser que encontraron

Por supuesto, habría que haber estado allí con los aterrorizados chicos para poder hacernos una idea de la profunda sensación de horror que tuvieron que experimentar, si bien, meramente observando los retratos de la temible criatura basados en sus descripciones, podamos hacernos una idea.

Este fenómeno de encuentros con seres imposibles posee incontables caras y no deja de sorprender a los investigadores. En algunas ocasiones manifiesta una faceta bondadosa, en otras absurda, incluso ridícula. En esta ocasión, ha sido siniestra; aunque siempre misteriosa.

 

4 Comentarios

  1. Hola Sonia.

    Gracias por otro interesante artículo.
    Uno de las seres más originales y extraños dentro de la casuística OVNI y el mundo de la Ufología.
    Menos mal que además del encuentro con los niños, el guardia nacional y el pobre y valiente perro se informó del encuentro por parte de la pareja a dieciséis Km.
    Está claro que cuantos más testigos del incidente existan; mejor para darle veracidad al suceso.
    Mucho más en el mundo de la Ufología donde existen tantas personas que se muestran escépticas.
    En este caso en especial lo más desagradable del ser o entidad multidimensional, intraterrena o extraterrestre eran sin duda alguna esos dos ojos saltones, brillantes y desproporcionados que miraban inquisitivamente a los pobres testigos del encuentro.
    Un dato realmente interesante es que flotara y no estuviera en contacto directo con el suelo, lo cual pudo dar pie a la ridícula teoría de que se tratara de una lechuza o de un búho.
    Igualmente ridícula y lamentablemente muy explotada; la afirmación de que el OVNI, la luz desconocida, el vehículo de esta entidad fuese un meteorito surcando los campos cercanos y moviéndose de forma incomprensible pero controlada y consciente entre los aŕboles y por el cielo.
    De nuevo ese fuerte y desagradable olor tan característico en tantísimos casos.
    Parece ser que en esta ocasión no contamos con la descripción del vehículo pero si de una poderosa Luminaria rojiza y esas marcas en el terreno.
    Una época en la que los testigos no estaban envenenados ni influenciados por los mitos y habladurías de la sociedad en general; como lamentablemente ocurre en los tiempos actuales donde parece ser que todo ha sido visto y es perfectamente catalogable.
    Sin duda; un caso y un/a visitante original y únic@.

    Un cordial saludo para ti, para Vicente y todo el equipo.

  2. Saludos Sonia, Vicente & Cía.

    Muy interesante. Yo diría que se trata de un antecedente directo del “Mothman”, que empezó a aparecer -que sepamos- en 1966 en Point Pleasant, también en Virginia Occidental.
    O quizá, como dijeron algunos, los testigos habían deformado los hechos a través de su imaginación.
    ¿Es posible que un hecho traumático vivido por las suficientes personas entre en la memoria colectiva y social de un área geográfica concreta, a partir de unos testimonios deformados aunque sinceros, para manifestarse tiempo más tarde como un fenómeno que se repite y es reconocible?
    Yo sigo pensando que más que con seres extraterrestres, tratamos con algún tipo de fenómeno natural y complejo que nuestras emociones nos impiden entender.

  3. Un caso apasionante sin duda. Como siempre, tenemos las mismas explicaciones simplistas de siempre que intentan colarnos de cualquier manera.

    Así que un meteorito y un búho, ¿eh? Claro, claro, un meteorito que maniobra por el bosque a su antojo y un búho espantoso que es capaz de asustar hasta a un perro y dejar a unos chiquillos en estado de shock. Lo más normal del mundo, ¿verdad? ¿Quién no ha entrado en pánico alguna vez al ver un búho? Y yo me pregunto, ¿y ese olor tan desagradable que había en el bosque? Ah, claro, un pedo del búho; si es que está clarísimo. Caso resuelto que se podría resumir así: un búho montado en un meteorito se tira un pedo en el bosque por la noche y consigue asustar a niños y perros por igual. Fin de la historia.

    Gracias por traernos este interesantísimo caso.

  4. Para mi simplista manera de ver las cosas, si viene el perro asustado, es de noche, huele raro y oyes ruidos que no eres capaz de identificar lo mas probable es que el miedo empiece a producir adrenalina en el cuerpo humano preparandose para la minima cosa malinterpretada o no comprendida del todo que veas salir huyendo a toda prisa. Un buho? la verdad se parece mucho a un buho en una rama, pero quien sabe ? tambien hay gigantismo entre los animales y deformidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.